_
Idea:
La Ciudad Futura

Juanjo Ortega

¿Cómo imaginar las ciudades del futuro? Ésta es una de las preguntas más difíciles que los arquitectos, diseñadores y planificadores urbanos deben responder en un momento en que más de la mitad de la población mundial vive en asentamientos urbanos. Comparado con hace un siglo sólo un diez por ciento vivía en urbes, nos daremos cuenta de la complejidad del asunto y de la necesidad de reflexionar sobre el mismo.

Analizaremos una nueva estrategia urbana, el urbanismo híbrido que ofrece una yuxtaposición de los programas para vivir, trabajar y pensados para una población hiper-móvil. Las nuevas propuestas urbanas deberán transformar la manera en que vivimos, los proyectos que preserven el paisaje natural con la arquitectura y el urbanismo integral con profundas conexiones con el sitio, la cultura y el medio ambiente. Y siempre partiendo desde un enfoque de ciudad sostenible, clave para el futuro de la urbe.

 

Step 1

La contaminación y la concentración de la misma en las grandes capitales del mundo (tales como Nueva Delhi o Madrid y su famosa nube) es un problema real y que puede agravarse con el paso de los años. Esto es debido en parte al aumento exponencial de la población y los vehículos, con un crecimiento de mil coches al día. Una posibilidad de hacer frente a este fenómeno puede ser reciclar los coches antiguos y utilizarlos como un nuevo material de construcción para la nueva estructura de los nuevos edificios. Así mismo los edificios deberían ser diseñados como pulmones verdes que limpien el aire de las contaminadas ciudades del futuro a través de una serie de invernaderosa gran escala que sirviesen como filtros.

Otra forma de enfocar esta problemática podría ser proceder directamente en las ciudades más contaminadas del mundo mediante medidas concretas. El reutilizar residuos urbanos para utilizarlos como material de construcción para el desarrollo a gran escala, que incluso podrían convertirse en una ciudad en sí misma.

Imaginamos un exoesqueleto en los diferentes tipos de vida y de trabajo de unidades o paquetes funcionales puede ser enchufado en este esqueleto. Cadaunidad estaría diseñada con un programa específico.

Cientos de terrazas se utilizarían para la recolección de la agricultura y el agua de lluvia, mientras que los sitios específicos se utilizarían para enterrar los residuos orgánicos y producir biogás, electricidad y fertilizantes.

Step 2

La ciudad del futuro debería así mismo repensar el rol de la arquitectura simbólica vertical tan representativa de Occidente: el rascacielos. La construcción de rascacielos ha sido una solución arquitectónica para las áreas de alta densidad urbana de casi un siglo por su capacidad de combinar altura con una pequeña proyección vertical. Hoy en día existe una carrera constante entre las grandes metrópolis y de las naciones para construir la estructura más alta, pero se ha demostrado que esta tipología a veces no es deseable para las ciudades de mediano tamaño. Existe más una intención simbólica, de representatividad, más que funcional. A pesar de este elemento puntual, la ciudad se sigue pensando desde una perspectiva bidimensional.  Sería interesante concebir la ciudad como un elemento tridimensional, propuestas de redesurbanas en tres dimensiones. La ciudad  es una infraestructura de red tridimensional organizada mediante calleshorizontales y verticales que ofrece rutas más cortas y con una mayor densidad urbana y con una mejor comunicación locales, menor aislamiento social, y mayor número deinteracciones vecinales, tratando de eliminar la deshumanización de las ciudades, que posiblemente vaya a más. Crear un hiper-rectángulo, donde los residentes puedan ocupar un clúster de construcción en X, Y y Z coordenadas. La nueva ciudad Está diseñado para poder ampliar mediante la adición de nuevos módulos de infraestructura con el plug-in de residencias que son menos dependientes de las condiciones específicas del terreno tal y como sucede hoy día.

Step 3

En la línea de esta nueva concepción de la ciudad como elemento tridimensional, se podría continuar reflexionando sobre la misma desde el punto de vista de la sostenibilidad.

La ciudad del futuro con alta densidad debe concentrarse en una ciudad integrada en tres dimensiones, posibilitando afrontar los problemas ligados a la sostenibilidad. Como una nueva posibilidad se platea una masa compacta híbrida, donde los residentes vivan y trabajen en la misma zona, incluso incluyendo en un el mismo volumen escuelas, hospitales y parques.

La ciudad del futuro debe ocuparse de los problemas físicos y económicos de los sectores, preservando las viviendas híbridas y los lazos comunitarios fuertes.

Esta nueva de enfocar la urbe puede hacernos re-pensar los tejidos urbanísticos propios de zonas turísticas, hacia un desarrollo basado en la sostenibilidad. Los tejidos turísticos del futuro deberán eliminar el crecimiento urbano no planificado y traer de vuelta modos de vida hoy en día apartados. El concepto principal de pensamiento es el de concentrar una red de infraestructura eficiente en áreas muy pequeñas con edificios eminentemente turísticos donde los visitantes y los trabajadores compartan las mismas instalaciones y recursos.

Hoy en día la mayoría de los hoteles existentes son de propiedad de fuertes empresas internacionales. Con esta medida de concentración, se beneficiarían también los propietarios, ya que habrá menos transporte, la administración y los costos de comercialización, apostando así por una sostenibilidad tanto ecónomica como de sostenibilidad urbana.