_
Idea:
El Nuevo Urbanismo del Siglo XXI en Países Emergentes. Case Study: India. Parte I de II

Alfredo Munoz

 

INTRODUCCIÓN

Estamos inmersos en una sociedad que ha cambiado rápidamente de la cultura de la Industrialización caracterizada por las soluciones perfectas, categóricas, absolutas y rígidas a otra conformada por un contexto precario, veloz, instantáneo, informe y fluido característico de la Sociedad de la Información. La globalización en escala ha acelerado el proceso de transformación social y en consecuencia del espacio público de las ciudades.

La habitabilidad de hoy transcurre en esos lugares que Augé llamaría los no-lugares, es decir, espacio arquitectónicos o psicológicos que de alguna forma no nos pertenecen y que no son colonizables. Desde el punto de vista de la ciudad se tratan de espacios urbanos desregulados, “libres de dominación” como los describe Habermas, en los que la nueva sociedad puede verse reflejada de un modo más próximo. Esta concepción del espacio público es aún más perceptible en los desarrollos urbanos de los principales Países Emergentes (BRIC) en donde la velocidad de ejecución, la presión financiera, la escasa regulación y el “momentum” de crecimiento genera multitud de espacios desregulados y completamente nuevos en cuanto a tipologías y estructura de ciudad.

Si queremos realizar un estudio profundo del nuevo urbanismo del siglo XXI hemos de dejar de lado la herencia del “think local, act global” propia de finales del siglo XX y seguir un acercamiento dal “think global, act local”. Para ello es fundamental conocer las culturas donde se implantan las estructuras urbanas objeto de estudio. India presenta características compartidas con el resto de países orientales y al tiempo presenta otra serie de propiedades muy particulares que han de estudiarse en detalle para poder entender las nuevas estructuras urbanas e infraestructurales del país.

Acompañando de la mano a la transformación socio-cultural, fruto de la globalización, se encuentra el motor económico como base para dicha transformación. Es por ello fundamental estudiar las valoraciones económicas para entender las estructuras urbanas de los países emergentes, más aún teniendo en cuenta que en dichos países son estas presiones económicas las que generalmente promueven, organizan y estructuran los nuevos espacios urbanos e infraestructurales de la ciudad.

Será por último, y como resultado de las características y circunstancias socio-culturales y económicas de un lugar, cuando podremos estudiar las tipologías urbanas y de infraestructuras. En el caso de India podremos observar que la topología, entendida como ciencia de las conectividades, se aproxima cada vez más a la forma de explicación del nuevo urbanismo, en donde lo importante arquitectónicamente no son los objetos en sí mismo sino las relaciones espacio-temporales entre ellos.

En el medio urbano, esta topología conduce a un espacio concentrado, extenso y esponjiforme que provoca relaciones diferentes entre el medio natural y artificial, relaciones que dudosamente pueden seguir planteándose en términos gestálticos de, figura-fondo.

Como se verá en mayor detalle a continuación, el modelo de ciudad y de espacio público europeo da paso en el caso de India y de gran parte de los países emergentes a otras organizaciones más abiertas, más desestructuradas y en donde la línea de separación conceptual entre espacio público e infraestructuras es cada vez más fina, llegando a fusionarse ambas en la mayor parte de los casos.

 

EL URBANISMO COMO REFLEJO CULTURAL. EL CONTEXTO ASIATICO

Estudiando la India como componente del continente asiático se nos revelan una serie de características compartidas en la cultura asiática que ayudan en gran medida a entender la cultura India.

De las 21 civilizaciones que según Toynbee han existido en el mundo, sólo subsisten seis actualmente: tres orientales (china, hindú y japonesa), la occidental, y las dos culturas de ella derivadas (Rusia e Islam). La civilización China y la India son las más antiguas permaneciendo sin interrupción por miles de años. La occidental nace, según el mismo autor, hacia el 700 a.C fruto de la cultura helénica, y el resto lo hacen con posterioridad al año 1.000 d.C.

Cuando contrastamos culturalmente la visión del mundo judeo-cristiano- musulmán con la concepción asiática, las diferencias entre estos tres primeros parecen prácticamente inexistentes. Dado la casi opuesta forma de entender la realidad entre oriente y occidente, podemos afirmar que se trata de las dos grandes culturas ancestrales en la actualidad.

El occidental se ha desarrollado hacia fuera, el oriental hacia dentro. Unos han llegado a la luna y los otros a estados de conciencia remotos. Una cultura es lineal, centrífuga y progresista, la otra conservadora y concéntrica.

Desde el punto de vista cultural, el tiempo es cíclico en oriente y lineal en occidente. Para occidente existen verdades absolutas configurando el concepto puro y abstracto de los términos opuestos. Para oriente todo es relativo y complementario. Para oriente la realidad forma parte de un gran equilibrio interrelacionado, en donde los contrarios no son opuestos. A la mentalidad occidental educada en el dualismo cartesiano y la lógica aristotélica le cuesta generalmente entender en detalle estos matices fundamentales en la cultura oriental.

En oriente el concepto de armonía está en la diversidad, y la realidad se entiende como un permanente flujo y cambio. La posibilidad de la mejora se realiza mediante la introspección. Por el contrario, occidente necesita de verdades absolutas y el concepto de armonía está relacionado con una única verdad. Requiere de esencias inmutables, sólidas, en vez del carácter dinámico de la mentalidad oriental. Prefiere la invasión a la introspección.

Para oriente, lo aparentemente opuesto son estado de un mismo proceso, y para que esto sea así, el desarrollo debe de ser circular, y no lineal como en occidente. Occidente adoptó el mito judío de una creación lineal para la explicación de la realidad. Por el contrario, oriente no separa el creador de la creación, estableciendo un sistema organizador circular.

 

EL URBANISMO COMO REFLEJO ECONOMICO-CULTURAL. EL CONTEXTO DE UN PAIS EMERGENTE

Dentro de los denominados grandes países emergentes o BRIC (Brasil, Rusia, India y China) nos encontramos en India unas características muy específicas.

La estabilidad política vinculada a la democracia (India es la democracia de mayor población del mundo), el elevado conocimiento del Inglés de sus ciudadanos, la gran calidad educativa de las Universidades indias, la habilidad cultural vinculada a los servicios tecnológicos (IT) y la apertura gubernamental a la inversión extranjera han sido algunos de los elementos claves para entender el “milagro económico” que se ha producido en India en la última década.

El elevado crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en India junto con otras características que se mencionarán posteriormente han hecho predecir a números analistas y expertos, entre ellos Goldman Sachs, que India será la segunda potencia económica mundial para el año 2050.

Desde un punto de vista demográfico, lo que hace años era un gran problema se está convirtiendo en la actualidad en su mayor activo: Con una población de 1200 millones de personas y un crecimiento poblacional anual del 1.4% se estima que supere en población total a China para el año 2035. Esta población en donde cada vez un mayor porcentaje pertenece a la clase media, gracias al crecimiento económico del país, implica una demanda muy elevada de personal que necesitarán nuevos servicios, infraestructuras y productos vinculados a esa nueva clase social. Dicho crecimiento de la clase media en India durante la última década ha hecho que India tenga actualmente la mayor clase media en población del mundo.

Complementariamente, India presenta una pirámide poblacional muy joven en comparación con países como USA, China o Europa, en donde 650 millones de personas actualmente tienen menos de 25 años. Esto asegura una base productiva muy amplia durante los próximos 50 años.

A esta realidad se junta el hecho de que en la actualidad sólo el 25% de la población vive en entornos urbanos por lo que se estima que se siga produciendo una intensa migración del campo a las urbes debido la demanda de personal cualificado en las grandes ciudades, más aun teniendo en cuenta que gran parte de la estructura productiva del país está asociada a los servicios (Call centers, Industria del IT, industria no pesada, etc). Esta realidad hace que estén por llegar aún los grandes procesos de urbanización y desarrollos de infraestructuras.

Desde un punto de vista de crecimiento urbano, en la actualidad destacan 3 tipos de ciudad:

-       Tier 1. Son las grandes ciudades actualmente muy densificadas y con escasas zonas libres para la extensión como es el caso de Mumbai y Delhi NCR.

-       Tier 2. Son ciudades con desarrollos de urbanización muy activas y con mayores terrenos de expansión. Bangalore, Hyderabad, Chennai, Pune o Kolkata pertenecen a este grupo

-       Tier 3. Son ciudades emergentes con gran capacidad de crecimiento y donde la expansión se está realizando de forma más controlada y lenta. Chandigarh, Jaipur, Nagpur, Ahmedabad, Mysore o Goa pertenecen a este grupo.

Si bien es cierto que existen muchos factores que hacen de India un país con un gran potencial de crecimiento, algunos de los cuales resumidos en las líneas anteriores, también existen numerosos elementos que suponen grandes retos para que el país mantenga los elevados niveles actuales de crecimiento económico, urbano e infraestructural.

La estricta organización social, aún heredada de las castas, establece una gran jerarquía y estratificación en la población India, anulando en muchos casos las posibilidades de desarrollo individual características de otros países desarrollados y generando grandes diferencias económicas y sociales.

Igualmente, la opacidad del sistema, los elevados niveles de corrupción y la extensa burocracia de un país tan grande produce vacíos legales, desregulación, economía sumergida y dificultad para inversión extranjera de operar en el país, por mencionar alguno de las consecuencias directas asociadas con esta otra realidad del país.

Al igual que a nivel social, desde un punto de visto urbano e infraestructural la India se caracteriza por fuertes contradicciones y diferencias. En India nos encontramos permanentemente grandes núcleos de desarrollo rodeados de zonas de completo abandono y pobreza. Estas diferencias son aún más visibles en las ciudades Tier 1 (Mumbai y Delhi NCR).

Desde los inicios del boom económico de principios de los años 90, la inversión en infraestructuras ha ido disociado de rápido avance económico, generando el desbordamiento de los ya colmados sistemas infraestructurales y urbanos del país.

Los aún reducidos recursos económicos de los organismo públicos, la lentitud en la toma de decisiones pública asociada a la intensa burocracia y la presión económica vinculada al crecimiento general del país ha originando que la mayor parte de los desarrollos urbanos e infraestructurales estén siendo llevados a cabo por el sector privado.

Es este hecho del desarrollo promovido por el sector privado, unido a la gran velocidad de ejecución y a otras características intrínsecas del país, el que está generando un modelo de ciudad y desarrollo infraestructural completamente nuevo en el mundo y que presenta gran interés de estudio tanto a nivel económico como tipológico.