_
Idea:
Architecture, cheese and virtuality.

This post is only available in spanish, sorry for the inconvenience.

Arquitectura, quesos y virtualidad.

Paul Valéry afirmaba que el cambio permanente es la condición habitual de la sociedad. Esta afirmación es sin duda más veraz en los momentos de agitación económica como ocurre en la actualidad. Los roedores fueron capaces de sobrevivir al entorno que eliminó a los dinosaurios porque eran flexibles y rápidos en su adaptación al ambiente de revolución contextual.

El cambio de era que ha implicado la crisis global iniciada con el colapso de Lehman Brothers ha abierto la posibilidad para que los entes pequeños y rápidos colonicen el planeta abriéndose un modesto camino en un mundo de gigantes. Esta revolución contextual junto con la virtualidad y la movilidad actual hacen posible actualmente algo muy difícil décadas atrás: mi historia personal. Con 34 años de edad cuento con la suerte de poder desarrollar proyectos de pequeña y gran escala repartidos en cuatro continentes y con operaciones en USA, España e India. En las siguientes líneas resumo algunos puntos de vista que han formado parte del caminar:

Inquilinismo vs Parasitismo: Derrida recurría al parasitismo para releer el modelo de relación en donde el individuo usaba el ambiente, los recursos y conectividades para su propio beneficio. Por el contrario, el inquilinismo vive en el entorno de otro ser sin perjudicarle. Es difícil que un ente pequeño, como por ejemplo un roedor, pueda aportar valor a un elefante mediante relaciones simbióticas. Sin embargo sí es posible establecer una relación de inquilinismo en donde el gigante permite al minúsculo animal subirse a su gran cola para, sin molestar, poder divisar parte del horizonte. En mi experiencia concreta, haberme acercado con humildad, sinceridad y mucho trabajo a titanes de la disciplina como Alberto Campo Baeza, Iñaki Abalos, Juan Herreros, Toyo Ito o SOM me ha permitido vislumbrar nuevas tendencias y necesidades.  La importancia de las relaciones y del agradecimiento a los maestros ha sido uno de los principales motivos que han permitido mi subsistencia y crecimiento.

Intuición vs Conocimiento: Buckminster Fuller afirmaba que mientras que el hombre de la tierra debe basarse en la razón como respuesta a un escenario de líneas firmes y soluciones únicas, el hombre del mar debe guiarse por la intuición como brújula ante la ambigüedad y complejidad de su realidad.  Si se compara la nueva sociedad con un líquido, tal y como lo hace Zygmunt Bauman, es fácil identificar a la intuición como a la nueva Piedra Rosetta que permita entender el contexto actual. La neurociencia ha demostrado que la actividad del hemisferio derecho, vinculada con procesos de relajación y espontaneidad, es la responsable de resultados intuitivos. Desde mi experiencia considero que en esta nueva realidad, es necesario despojarse del conocimiento y actuar con la espontaneidad típica de un ser de menor grado de desarrollo evolutivo, digamos por consistencia discursiva, la de un roedor.

Proactividad vs Status-quo: recién cumplida la mayoría de edad leí el libro “Quien se ha llevado mi queso” de Spencer Johnson en donde contrasta la proactividad y espontaneidad de un ratón en busca de comida (queso) frente a la frustración e inactividad de un ser humano, racional y tendente al status-quo. Desde la creación de ABIBOO Studio, 5 años atrás, hemos actuado como verdaderos roedores, buscando de forma proactiva, sin complejos ni ego, el trabajo que ya había desaparecido de repente de nuestro horizonte. En el pasado lustro he visitado más de 15 países buscando trabajo y hemos diseñado aproximadamente 150 proyectos con el fin de convencer a posibles clientes por todo el mundo de que nos dieran “un queso”. Hoy por hoy, un 10% de esos proyectos son afortunadamente edificios, e incluso una ciudad, en construcción como fruto de ese incesante correteo por el mundo.

Virtualidad vs Materialidad: Las fronteras del planeta se van perdiendo con la globalización pero también se funden las de la realidad al incorporar la tecnología en los procesos de trabajo. Esta disolución permite agilidad, lo cual es de especial interés para un ente de reducido tamaño. La posibilidad de contar con una secretaria en Panamá desde los últimos cuatro años a quien no conozco en persona, subcontratar dibujos a Uruguay, imágenes a China o búsquedas de datos a Filipinas vía internet ha permitido a ABIBOO iniciar su incubación alejada de los grandes recursos necesarios para realizar arquitectura de calidad. Al mismo tiempo el movimiento sobre las fronteras de la realidad nos ha permitido establecer los procesos de trabajo necesarios para generar las respuestas rápidas que tan necesarias son en medio de la tormenta en la alta mar.